Veinte Lineas » NO QUIERO SER INDEPENDENTISTA

Veinte Lineas » NO QUIERO SER INDEPENDENTISTA.

NO QUIERO SER INDEPENDENTISTA
08
JUL
2015

NO QUIERO SER INDEPENDENTISTA

comment : 1

Yo no quiero ser independentista, no lo he querido nunca. He vivido la parte final y no por ello menos trágica de la dictadura del caudillo, cuyos descendientes campan aún por sus anchas en este País en donde no puedes ondear banderas salvo que sean nacionales con o sin aguilucho que tanto da, o que  las esvásticas, penalizadas en toda la Europa democrática, aquí sean sólo travesuras de cadetes fachas.

He pasado una transición en la que las autonomías periféricas cedieron más que nadie por miedo a las consecuencias de una falta de acuerdo, donde un presidente, el cual no salió mal del todo a pesar de haber sido Jefe del Movimiento, fue escogido sin elecciones y seleccionado por el Rey sustituto de Franco que ya dijo que lo dejaba todo atado y bien atado. Y se montó una constitución votada por amplia mayoría, a la que curiosamente los que menos la apoyaron fueron aquellos que ahora la defienden a ultranza y que como se ha visto sólo se puede rectificar para salvaguardar los intereses de esa España que es sólo la suya.

Voté con ilusión a un partido socialista que presentaba en su programa, entre otros planteamientos, la constitución de la República española y la defensa de la autogestión de los pueblos, además de declaraciones enérgicas sobre el “poder para el pueblo”. Después vino Roldán, el Sr. X, el contraterrorismo ilegal, Barrionuevo, hermanos Guerra corruptos que aún no han pagado debidamente sus delitos, el abandono del sentimiento republicano y la autogestión de los pueblos convertida en unas risas del otro Sr. Guerra que se burlaba de los catalanes diciendo que habían pasado bien pasado el cepillo por el Estatut hasta ”dejarlo como una patena”. Golpe de estado del 23F, partido comunista que incluso con Carrillo, pero sobre todo sin él, cada vez tiene más de partido y menos de comunista. Todo eso he pasado.

Y paralelamente Gobiernos catalanes que con menos o más fortuna gestionaban los recursos que desde la centralidad les concedían y que servían para traspasarles la responsabilidad de todo lo que sale mal sin derecho a queja, a menos de desear ser tachados de victimismo.

Yo no quiero ser independentista, pero me he dado cuenta que no vamos bien, que Catalunya no podrá soportar muchos años más este tipo de gestión que nos condena a las sumisión y al subdesarrollo controlado y censurado, a la limitación de la iniciativa personal y a la paulatina desaparición de la cultura y la lengua propia.

Por eso no quiero ser independentista, lo que deseo es ser ya independiente para no volver a ser independentista nunca más.

Si, ya sé que no será fácil. Una vez agotadas las amenazas –os acordáis-, de quedarnos fuera de Europa, en un limbo galáctico o algo así, ahora cuando se dan cuenta que ni es rentable echar a Grecia, una vez superados los miedos económicos, cuando en Catalunya se sigue creciendo e invirtiendo por encima de la media, ahora vienen las amenazas sentimentales y sociales.

Hablan de la fragmentación de familias. Es irónico cuando las familias se separan porque sus miembros deben irse a trabajar fuera por la falta de oportunidades que aquí no existen. Además, tengo familia y buenos amigos españoles y no pienso perderlos, como otros amigos sudamericanos, franceses, suecos a lo que tampoco pienso renunciar. ¿Desde cuándo la familia o los amigos han dependido de la independencia de los pueblos respectivos? Hablan de quebranto social cuando ahora ya se están puliendo la hucha de las pensiones, cuando este Gobierno va acabar la legislatura con el mismo paro que al llegar, con salarios de miseria y contratos de trabajo basura, y con una deuda exterior estratosférica superior a la de Grecia, por cierto.
panoramica-diada-1024x323

Pero con todo esto, las razones fundamentales de la independencia no son de economía sino de dignidad. Tengo una edad que me permite esperar pocos beneficios personales, pero creo que mis hijos, mis nietos y toda la gente joven y no tan joven que lo están pasando mal con la crisis desde ya hace años, se merecen la oportunidad de empezar de nuevo de hacer reset, del borrón y cuenta nueva que les permita vivir democráticamente mejor y de manera más solidaria. Y eso no se consigue con un simple cambio, o con un nuevo partido que no justifica sus promesas. Hace falta una revolución y la mejor y más eficiente es que Catalunya se convierta en un nuevo estado de Europa. Francamente, creo que independencia es inteligencia.

Y no soy ingenuo. Corruptos hay en todas partes, también en Catalunya. El profesor Sala i Martín dice que “La cuota de chorizos es similar en todas partes del mundo, la diferencia es lo que hacen los Gobiernos con ellos cuando los descubre”. Estoy de acuerdo, y creo que en un nuevo estado se deberá legislar debidamente al respecto.

Y también tenemos políticos mediocres, nacionalistas más preocupados por salvaguardar situaciones propias que comunes, socialistas al dictado de su partido central, populares abiertamente franquistas y ya casi residuales, derechones que con su discurso “salvador de la Patria” lo que pretenden realmente es instalarse en el establishment de Madrid, pseudo comunistas convertidos en pagafantas de partidos nacionales españoles para conseguir cuota de poder (si el Guti levantara la cabeza), y otros. Pero también hay políticos extraordinarios, trabajadores, con ideas, lúcidos y dispuestos a llevar a esta País llamado Catalunya al destino que se merece. Yo conozco más de uno de diferente ideología y en esos confío.

Por eso no soy independentista, por eso quiero la independencia de CATALUNYA ¡ya! Para nunca más ser independentista.

José Luis Trujillo
Sobre el autor

Jose Luis Trujillo – Barcelonés, escritor autodidacta, cuentista por vocación y por afición, estudió Relaciones Laborales carrera que acabó y nunca ejerció, y Ciencias de la Información -Publicidad-, carrera que nuna terminó pero que si ejerció como publicista durante más de 20 años. Partidario del carpe diem y de que la felicidad llega y se va minuto a minuto. Dirigió un buen número de empresas durante su ya dilatada carrera profesional, pero sólo porque había que ganarse la vida. Ahora, aún laborando, procura ser más feliz, dedicandose a la familia y a escribir. Publicó su primer libro, “Cuentos cortos y algunos largos” que tubo una buena acogida editorial.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s